Wednesday, August 8, 2007

Primeras experiencias en Quito, Ecuador

Hola!!! Después de un buen rato de no escribir, pues aquí estamos de nuevo (por el momento no tenemos Internet en casa, pero esperamos en Dios ya en el transcurso de estos días contratarlo).

La llegada a Quito ha tenido de todo.
Llegamos e inmediatamente tuvimos un PTI o IEP (Instituto de Entrenamiento Pastoral) de 3 días completitos. Después de eso, unos días “turisteando” con los brechistas (jòvenes recién graduados que ofrecen 1 ò 2 años de su tiempo como misioneros de tiempo completo) que venían de México y algunos de Costa Rica y EU. Fue un tiempo muy enriquecedor, pues nos sentíamos cerca de nuestro México, de nuestro Jésed, de nuestra familia!

Finalmente la segunda semana en Quito ya nos enfrentamos (jeje) a nuestra realidad: estar en casa, acomodarnos un poco (hasta hoy, 2 de agosto, estamos terminado, pues pintamos un cuarto y apenas ayer terminamos de hacerlo); así que aun siguen las maletas en la salita y un montón de ropa sobre el comedorcito; conocer y tomar transporte urbano (buses, como los llaman aquí); ir al super; conocer el barrio donde vivimos, es un barrio sencillo, tranquilo, pero super bien equipado: tenemos mercaditos, películas piratas por todos lados (mi marido está sorprendido de que no rentan películas, las venden a 1 dólar ½ pero “piratas”, y hay un local cada 100 metros); muchos buses pasan a 1 cuadra de aquí y esos nos conectan con toda la ciudad (claro, muchas veces hay que tomar 2 camiones, pero sólo cuesta 25 centavos cada bus; además los buses se ven todos en buenas condiciones, lo único es que las distancias sí son algo considerables y el tráfico también tiene sus horas pico, la cuestión es irnos acostumbrando a calcular tiempos). Hay una iglesia cerca, pero las misas son en la tarde, excepto el miércoles que son a las 7 am, y eso de que sean en las tardes nos afecta pues estamos complicados por juntas o reuniones, así que seguimos buscando una misa tempranito (estamos pidiéndole a Dios una misa tempranera, realmente ya la necesitamos, nos dicen que no hay cerca, pero confiamos que Dios abra puertas). Tenemos también muchos caber-cafés a nuestro alrededor, un zapatero, un sastre, un carpintero, pequeños restaurantitos, en fin, como les digo, estamos equipados. Además, a dos casas de nosotros vive una familia de la comunidad JEES (Jesús es el Señor) de Quito.
Nuestra casa es pequeña, la cocina es mini-mini, los cuartos (3) también son bastante pequeños, ya tenemos una lavadorcita (estamos pendientes con la secadora, pero aún no hemos encontrado una pequeña para que quepa en la lavandería); compramos la cafetera, pues ya extrañábamos nuestro cafecito de grano-molido (aquí no acostumbran mucho el café de cafetera, sino el instantáneo); faltan algunos detallitos, pero con el favor de Dios y su providencia iremos viendo poco a poco.
En cuanto a la comida, es algo diferente: comen mucha, pero mucha papa, y plátano en todas sus formas (plátano verde, plátano pequeño que no recuerdo como lo llaman, el plátano amarillo que nosotros conocemos). Y no se diga del arroz, no puede faltar en su plato: en la comida y a veces hasta en la cena. Otro alimento casi-siempre presente también es el pan (nos ha sorprendido que hay demasiadas panaderías en la ciudad que hornean su pan diariamente, imagínense el olor cuando uno va pasando; de hecho, cerca de nuestra casita hay varias panaderías, huele delicioso). Ah!!! Pero las frutas son nuestra sensación: moras super baratas (puedo comprar muchas), el lulo o naranjilla, la uvilla, la granadilla, el pepino (que es una fruta pequeña con un sabor semejante al kiwi), el tomate de árbol (que se hacen unos jugos deliciosos con él y hasta salsas), hasta el momento son las que hemos conocido. Déjenme aclararles que nuestra dieta alimenticia sigue siendo la que llevábamos en Monterrey, pero con más frutas añadidas, porque si no….imagínense!!!! Y encontramos algo de chile, de ají como le llaman aquí que sí pica (pero extraño mis salsas Sabrozita, jiji). Este ají es bueno y lo estamos disfrutando (además me traje salsa Tabasco que todavía tengo).
El clima es fresco, yo sigo usando diariamente sueter y hasta abrigo! Hay gente que anda en manga corta, pero yo aún no puedo, mi marido sí…Podría decir que es un tipo de clima “otoñal” helado.

En cuanto a la gente quiteña cercana a nosotros: Hemos palpado el amor de los hermanos quiteños, nos han recibido con mucha alegría y muchas expectativas (que Dios bendiga a estos sus siervos) y realmente se han esmerado en acogernos y darnos lo que está en sus posibilidades para que nos sintamos a gusto y para que la casa tenga lo básico.

Estamos felices en el Señor …sin embargo, hay ocasiones en que nuestra carne vuelve la mirada atrás, en todo aquello y todos aquellos que dejamos en Monterrey: las amistades, la familia, las comodidades, las facilidades, los autos, las salidas frecuentes, en fin, el anterior estilo de vida que llevábamos. No es fácil, aun y cuando sabíamos y vislumbrábamos que todo esto iba a suceder, que un “pequeño balde de agua fría” nos caería, el ya enfrentarlo es difícil…sin embargo, es aquí donde nuestro llamado cobra sentido, un verdadero sentido, estamos aquí por el llamado que nuestro Señor nos hizo, estamos aquí para que El sea honrado y glorificado, estamos aquí para hacer su santa voluntad y morir a la nuestra; estamos aquí para en El ser plenamente felices. Y con esto en mente lo difícil se vuelve llevadero; lo sinsentido adquiere un sentido eterno. Y en medio de la lucha conmigo misma, con la carne, soy feliz en el Señor; somos felices en El.
El Señor nos está llevando de la mano, nos está mostrando el verdadero sentido de pertenencia, nuestro origen y nuestro fin último. Nos está enfrentando a nuestros miedos y temores, así lo veo yo, a aquello que jamás pensé que ni tan siquiera consideraría un poco.

Siguiendo con la descripiciòn de aventuras quiteñas: En esta semana también nos invitaron a ir a Mindo, es un lugar de “eco-turismo”. Fue padrísimo, nos divertimos muchísimo!! Fuimos dos días e hicimos eso que cruzas de monte a monte, tipo Tarzán, pero con equipo, creo se llama "canopy "; fuimos a un mariposario, a un concierto de ranas, e hicimos rafting (eso de que te subes a unas llantas y bajas por un río). Vemos el amor de Dios porque nos invitaron!!!!!!

Continuo...
Sábado 4 y Domingo 5 de Agosto
El fin de semana el Señor nos llamó directamente. El sacerdote de este barrio de Carcelén (así se llama donde vivimos), nos solicitó de favor hablar con un matrimonio que estaba pasando una dificultad (ups!!! Pero cuando manda capitán no gobierna marinero, jeje). Así que en el nombre del Señor obedecimos. Fue maravilloso ver como el Señor se manifiesta con poder, como toca corazones, como sana heridas.
¡La gloria sea dada a El! Y ahora nos invitó para este jueves apoyarlo en una oración de sanación (Dios bendiga!!! Y por favor, orennnn).

Lunes 6 de agosto
Empezamos con el primer VEM (Verano en Misión) de la Zona Sur (yupiii!!!! Chévere!!!!!! Así dicen aquí, jejeje, nosotros seguimos diciendo: Padrísimo!!!). El VEM es un periodo de tiempo para formar, equipar a nuestros jóvenes en su trabajo con la juventud. Hay pocos chavales: 12 en total. Y a ellos el Señor está entrenando, los está formando, los está “armando para la batalla”. Cada uno de ellos con una gran disposición, con un corazón enamorado de su Señor, y con una santa actitud! Además, nuestro Señor comenzó con 12 la gran comisión, ¡que no hará con estos guerreros!
La semana de entrenamiento será sólo 1. Y nosotros estamos yendo y viniendo a la “sede” (el centro comunitario de JEES: Jesús es el Señor, el nombre de la comunidad a la cual pertenecemos). La próxima semana vivirán casa de hermanos y casa de hermanas, y nosotros estaremos en nuestra casita preparando un viaje a Cuenca, pues vamos con el escuadrón (con un grupo de estos jóvenes del VEM) para allá. Nos encomendamos a sus oraciones! Vamos 1 semana a Cuenca (Agosto 20-26) y regresando concluye el VEM.

Martes 7 de agosto
Ups! Ya estamos a 7 de agosto y continuo con el escrito (no había tenido tiempo). Ya tenemos lista la salita y el comedor: las maletas están guardadas y la ropa en los cuartos que le corresponde.

El día de hoy pasaron algunos detallitos que nos hicieron recordar ciertas comodidades que dejamos en México, y el Señor aprovechó esto para volver a resonar fuertemente en nosotros el llamado que nos hizo, para afianzar nuestra vida en El: recordándonos porque y para que nos trajo aquí. El Señor no deja de sorprendernos con su amor y su consuelo (y sé que a ustedes, familia y amigos, los está rodeando de ello).

Bueno, ya tengo que dormir porque mañana hay misa de 7 am y luego a tomar el bus para llegar a la Sede, pues sigue el entrenamiento del VEM (Verano en Misión)…seguimos en la batalla…nos encomendamos a su oración y claro, cuenten con la nuestra...les amamos y les extrañamos…por favor escríbanos!!!

¡Dios les bendiga abundantemente!

4 comments:

Malu said...

que emoción :D


de verdad que me tienen toda picada leyendo... son un testimonio enorme para mi vida... Claudia... sabes que te quiero un chorrooooooo a ti también Sergio... no se me aguite jajaja ntc....

estamos orando :D

sigan adelante y gracias por ese "Si" que le han dado al Señor... porque el obrará grandes cosas através de ustedes :D

DLB

desde mexicali...

Olivia said...

Clau y Sergio:

Hoy fue el bautizo de Juan José... el bb de Vivi y de Omar... estuve pensando mucho en ustedes, es maravilloso pensarlos haciendo lo que casi nadie hacemos en estos tiempos: dedicar nuestras vidas a lo que Dios nos pide...
Reviso su página casi todos los días y hoy ha sido especialmente maravilloso encontrar sus letras...
Les abrazo bien grande...
Hago mis "intentitos" de oración por ustedes...
Y les quiero, les quiero mucho!

FSL said...

saludos y bendiciones desde mexicali... Dios bendiga su firme y fiel amor a el!

elsa said...

Compadres, la verdad es que nos edifican bastante.

Nosotros los Marenco con mil cosas, para variar, pero también muy bendecidos.

Les mandamos un fuerte abrazo.

Por mail les mandaremos fotos.

Los Marenco