Wednesday, October 31, 2007

Primer Congreso Universitario: Agere Contra

Guayaquil, Ecuador

“En la península italiana en la ciudad de Loreto el Papa Benedicto XVI presidió una Santa Misa en la que alentó a los presentes a no tener miedo de "ir contracorriente" y optar por el amor y la humildad auténticas en medio de un mundo signado por el egoísmo y la arrogancia y que privilegia la apariencia y el tener”.

Con esta introducción dio inicio nuestro Primer Congreso Universitario del Centro Regional Sur de la Región Iberoamericana: Agere Contra (Contracorriente), realizado cerca de la ciudad de Guayaquil, en un lugar llamado Playas (y como han de estar pensando, fue en una casa de retiros a un lado de la playa, mas no imaginen el sol alumbrando en todo su esplendor, pues los días que estuvimos por allá nos acompañó un frío agradable y unas nubes increíbles que no permitieron se asomase el astro luminoso).
Con la asistencia de jóvenes de Colombia y Ecuador (Quito, Guayaquil y Cuenca), el congreso logró su finalidad: compartir ideales y retos, unificar criterios, luchar por un mismo fin; conscientizarnos que no estamos solos en esta lucha, que hay otros jóvenes dispuestos a “pelear la buena batalla”, a “ir contracorriente”, contra el egoísmo y el individualismo de este mundo, y valorar el llamado que Dios nos hace: ser santos.
Fueron tres días de intensa actividad. El viernes por la mañana, después de la bienvenida, dio inicio formalmente el congreso con una sesión general, cuyo tema fue precisamente, “Agere Contra”, expuesto por mi amado esposo, Sergio Quinto. Esta ponencia nos situó en nuestra realidad, “estamos en el mundo, mas no somos parte de él”, por lo tanto hemos de optar por lo mejor, aquello que tendrá repercusión eterna, por sobre lo bueno; luchar por ser radicales, decidirnos a tomar enserio el llamado que Dios nos hace con gozo y alegría de ser escogidos por él. Por la tarde, después del almuerzo (del tiempo de comida), hubo dos talleres. Un taller enfocado a los líderes de los programas evangelísticos, donde se discutió el rol de los líderes en el programa, y otro para los miembros comprometidos de los mismos, dialogando del programa y presentando propuestas para mejorarlo. Cada taller rindió excelentes y motivadores frutos, pues se expuso el respectivo tema y los participantes lo discutieron y realizaron propuestas (las cuales van a ser remitidas al equipo Kairós de la región sur para su aprobación). Esa misma tarde los hermanos de Cuenca prepararon un divertido “rally”, donde nuestros jóvenes la gozaron en grande, riendo, cayendo, jugando, comiendo arena, en fin. Después de esto (y dando tiempo para que nuestros jóvenes se bañasen o al menos, se quitasen la arena que traían encima) ya era la hora de la merienda (la cena). Así que a comer! Al concluir la cena se dio inicio a la sesión de mesas redondas, analizando temas tales como: mi rol en el programa evangelístico, y retos y luchas para vivir radicalmente el compromiso. El día fue intenso y aun no acababa. Concluimos con una fogata increíble, organizada por nuestros hermanos de Guayaquil: cantamos, bailamos, conversamos, comimos bombones (masmelos, como los llaman aquí en Ecuador), la pasamos “padrísimo”.
El sábado por la mañana iniciamos con el desayuno e inmediatamente después el tiempo de oración y meditación. Continuamos con la segunda sesión general “Evangelizando a la iglesia a través del Programa Evangelístico”, expuesta por Rogelio (Roger) Paredes, brechista mexicano. En esta ponencia se nos motivó a impactar en nuestros ambientes, a darnos cuenta que estamos “llamados a evangelizar a tiempo y a destiempo” y recordarnos que no estamos solos en la evangelización. Esta tarde los talleres, divididos igualmente que el día anterior, tuvieron como temas respectivamente: “Ser atractivos para el mundo sin ser parte del mundo” y “La importancia de la evangelización relacional”. Llevando a nuestros jóvenes a exponer sus opiniones y propuestas.
Después del almuerzo se dio inicio a las mesas redondas cuyo tema fue “Evangelización”. Preguntas tales como: Si fui evangelizado, ¿porque no evangelizo? ¿Cómo practicar una evangelización activa en mis ambientes? ¿Que espera la iglesia de mí como evangelizador a través de mi testimonio? Fueron parte de la discusión y condujeron a resultados por escrito.
La presencia del Señor nos acompañó físicamente esa tarde, pues tuvimos la gracia de tener una Hora Santa. Es increíble ver a más de 80 jóvenes adorar al Rey de Reyes y entregarle sus vidas, al único que puede regalarles vida verdadera, plena y eterna. Antes de finalizar este bendito tiempo, cada uno de nosotros nos comprometimos a ofrecerle algo al Señor, un compromiso a corto plazo. El compromiso fue escrito y lo guardamos en una cápsula del tiempo que será abierta en nuestro tercer encuentro quinquenal que se realizará en Quito en el año 2010.
Finalizando la Hora Santa, tuvimos un poco de tiempo para alistarnos para la Cena de Apertura del Día del Señor (CADS). Es una cena sabatina, basada en la tradición judía, que da inició al domingo, al día del Señor. En ella pudimos compartir, conversar, tomar fotos, en fin, conocernos aun más. Y después de la cena, una Noche de Casino (¡!!), sin apuestas monetarias! Se jugo a las cartas (Black Jack y 41), al Pictionary, al Jenga, al domino, en fin, fue una noche de juegos. Para cerrar esa noche, los jóvenes bailaron en grupo, salsa y merengue; finalizando con danza hebrea, música cristiana.
La mañana del domingo desayunamos temprano, oramos y meditamos, y se celebró la Santa Misa. Cuando el Señor quiere algo, y encuentra corazones dispuestos, su Palabra está presta para guiarnos, y en las lecturas de ese día confrontó nuestra fe, creer y confiar en El; nos recordó que El es el Señor y todo lo puede. Empezaba a preparar el terreno para la siguiente actividad: la asamblea de oración. Al concluir la Sagrada Eucaristía y después de preparar el equipaje, dio inicio la Asamblea de Oración. Tiempo destinado a orar, a interceder unos por otros, “arrebatando gracia de lo Alto” para vencer temores y miedos, miedos a ser santos, a ser diferentes, a ser radicales por nuestro Señor; gracia que nos ayude a darnos cuenta que Dios nos ha escogido y nos ha hecho un llamado personal a contribuir con El en la obra de salvación, especialmente entre los jóvenes. Fue un tiempo para abrir nuestros corazones y mentes para confiar en El, a eso El nos estaba llamando! Recordándonos que esta obra es de El y El nos dará cuanto necesitemos para llevarla con excelencia. El Señor es fiel y misericordioso, se manifestó en medio de su pueblo, suscitó guerreros dispuestos “a tomar el arado y no mirar hacia atrás”, a desenvainar la espada y luchar “contra corriente”; fortaleció y renovó compromisos, rodillas y ánimos vacilantes; agrandó el corazón para “hacer sacrificios heroicos”, en fin, su presencia “hizo lo que quiso con nosotros”.
Había llegado el tiempo de dar por finalizado nuestro Primer Congreso Universitario, los lazos de amistad y hermandad se habían fortalecido, los ánimos se habían renovado, y era el momento de partir a los diferentes frentes, a construir el baluarte, a defender la brecha, ahora regresaban guerreros renovados y firmes y dispuestos para el combate. Regresaban revestidos del poder de lo Alto y con la armadura celestial (Efesios 6, 11-17).
Abrazos, risas, lágrimas, intercambio de emails, últimas recomendaciones de unos para con otros y con el “nos vemos pronto”, nuestros jóvenes se despedían unos de otros, dispuestos y como dicen ellos “más que puestos” para asistir al siguiente Congreso Universitario que se llevará a cabo en Cuenca, Ecuador. Si Dios lo permite, el próximo año!
Con agotamiento físico, pero con una gran alegría, un gozo indescriptible, habíamos consagrado y entregado esta obra al Señor. El Congreso había concluido. ¡Todo para gloria y honra de nuestro Señor y Dios, para que El sea conocido y amado!

1 comment:

Olivia said...

Les quiero mucho.
Les pienso más...